27 June, 2006


La Oficina de las Naciones Unidas contra La Droga y el Delito (UNODC) ha elegido el lema “Las drogas no son un juego de niños” para su campaña internacional 2006, en un esfuerzo de aumentar la conciencia de todos en torno al poder destructivo de las drogas y la responsabilidad por parte de la sociedad de procurar el bienestar de los niños. Las últimas cifras indican que 200 millones de personas, o lo que es lo mismo, el 5 por ciento de la población global de edades entre 14 y 64 años, han consumido drogas ilegales al menos una vez durante los últimos 12 meses. Pero, ¿Qué pasa con los críos? ¿Qué pasa con los niños de edades entre los 4 y los 10 años?

Aunque ellos no suelen ser objeto de estudio a nivel nacional o internacional, los niños de todas las edades están afectados por el abuso de drogas y el tráfico ilegal. Los niños de la calle, que trabajan y viven en condiciones extremas, son vulnerables, como lo son los chicos y chicas cuyas familias compran y venden sustancias ilegales. Estos chavales están expuestos no sólo a un mal ejemplo, sino también a un comportamiento violento ligado al abuso de drogas. En algunos casos, los chicos han perdido a sus padres por este azote y se encuentran ahora al cuidado de tíos, tías o abuelos. En el colegio, la situación no es mejor. Adolescentes y consumidores pueden estar presionando a los niños para iniciarles en el consumo de tabaco o alcohol, para más tarde conducirles al consumo de marihuana. Esto puede llevarles al uso de otro tipo de drogas.

La campaña anti-droga de UNODC insta a los adultos a que protejan a los niños. Los padres, hermanos y otros miembros de la familia deben asegurarse de que el hogar sea un entorno seguro y de que los chavales sean conscientes de los peligros asociados al consumo de drogas. Los profesores y los trabajadores sociales juegan también un papel importante estando atentos ante cualquier signo de atención y tomando medidas para reconducir cualquier signo relacionado con el abuso de drogas. Por ejemplo, los profesores pueden proporcionar información a los chavales sobre los riesgos en la salud asociados al abuso de drogas y también facilitarles un foro para discutir el tema abiertamente. Otros particulares o asociaciones pueden y deben también contribuir a la protección de los niños; entre ellos podemos destacar los medios de comunicación, las organizaciones no gubernamentales o las instituciones del Estado. Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddThis