30 April, 2011

"La edad de consumo ha bajado muchísimo. La edad más joven con la que estamos trabajando es de 18 años"

AREMI Hace 25 años la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Miranda de Ebro (Aremi) iniciaba sus pasos en Miranda de Ebro con el objetivo de "promover, orientar e impulsar el movimiento asociativo de las personas enfermas alcohólicas rehabilitadas, así como la ayuda a sus familias".

Un cuarto de siglo después, Aremi quiere conmemorar sus 25 años de recorrido y, para ello, mañana celebra una gala benéfica que abre las puertas a una serie de actos que se desarrollarán por parte de la asociación durante este año.

Hablamos con Rafael Sánchez,  inmerso en la asociación desde hace 22 años, y que ya suma 13 años como presidente de Aremi.

-Mañana Aremi celebra su 25 Aniversario con una gala benéfica, ¿cómo fueron los comienzos de la asociación?

-Rufino García fue el fundador de la asociación, el presidente y alma, el que puso en marcha este tema hace 25 años en compañía de otras dos personas. Los comienzos fueron durísimos, éramos muy poquitos. La primera reunión se realizo en la calle y luego ya se empezó a dar pasos. Fue entonces cuando Cáritas cedió un pequeño piso en la Travesía del Olmo y ahí es donde realmente se inició.

-¿Qué cambios se han dado a lo largo de estos años en el tratamiento de la enfermedad?

-Ha habido muchos cambios positivos dentro de las asociaciones. Se ha evolucionado en información, en preparación, técnicos, en experiencia… Antes éramos como más sedentarios. Es un campo que no para de sorprender. Cambia en personas, en edades, etc., pero el problema sigue siendo el mismo.

-¿Cuándo y cómo una persona se da cuenta de que tiene este tipo de problema?

-Uno realmente sabe que tiene problemas, pero no sabe lo que es porque, además, no lo quieres ver, no te interesa. Siempre vienen empujados por la familia, trabajo, amigos, salud… siempre se llega obligado por las circunstancias. Hay muy pocos enfermos que vienen por sí mismos.  Una vez que llegan es ya en la asociación cuando descubren realmente lo que es esto, que se puede salir y que es un problema grave. Darse cuenta que hay un problema, todas las personas que tienen un consumo, en mayor o menos medida, se dan cuenta.

-Tras reconocer el problema, un enfermo acude a Aremi. ¿Cuál es el primer paso que se da entonces por parte de la asociación?

-La acogida y motivación, que la persona vea que no pasa nada, que esto es una enfermedad, que no está solo y que hay mucha gente con el mismo problema. No es ninguna vergüenza ni ninguna deshonra, sino todo lo contrario. Lo que da  vergüenza es no poner remedio. Luego el tratamiento es totalmente privado. La persona elige si quiere decirlo o no. En principio es un programa de tres años. Se trata de un tratamiento curativo, por lo tanto es muy importante esa motivación.

-¿Qué es lo más difícil de trabajar atendiendo a este tipo de enfermos?

-Lo mas difícil no viene por parte de los enfermos, sino de la sociedad. Cuando el problema lo tiene la mujer está bastante peor visto, no ha cambiado tanto la sociedad diga lo que se diga. El apoyo que recibe de la pareja y de su entorno no es el mismo que recibe el hombre. Y no sólo es que esté peor visto, sino que los hombres en general somos más cobardes y no queremos ver el problema. Las mujeres tiran más para adelante. Cogen el toro por los cuernos. Quieren vivir bien, quieren estar bien y quieren que la pareja se ponga bien. En el caso de los hombres es al revés. En muchos casos no les interesa, es mucho mas fácil alejar a la persona. Lo bueno dentro de la asociación es que sí existe la igualdad real, que solo somos personas, no hay mujeres, hombres, altos, bajos, de una raza o de otra.

-También ofrecen programas para los familiares de los enfermos. ¿Qué tipo de problemas se le presenta a una persona que convive con un alcohólico?

-El que convive con un enfermo al final, de alguna manera, también está enfermo, entonces necesita ese cuidado. Tienen que  aprender a manejar las situaciones, necesitan muchas cosas, no solamente cuidar al enfermo.

-¿Cuál es el perfil de un consumidor compulsivo de alcohol?

-El perfil es muy complicado hay tantas formas de consumo como personas. En estos momentos tenemos un grupo nutridísimo de jóvenes, por suerte o por desgracia. Por suerte porque se van dando cuenta. Ha bajado muchísimo la edad de la persona con problemas, ya no se llega como llegábamos ante veintitantos años con unas condiciones físicas bastante graves. En eso si que ha cambiado. La edad más joven con la que estamos trabajando en este momento es 18 años. Es muy complicado hacer comprender a un joven del problema, de que se ha equivocado.

-Alcohol, fiesta y jóvenes funciona hoy en día como un pack completo. Además, cada vez el inicio es más precoz. ¿Qué tipo de problemas puede dar a la larga el adelantar hasta edades incongruentes la edad del consumo?

-A la larga y a la corta. Se está viendo ya que la media de personas con problemas ha bajado en edad muchísimo. Y el problema es el de siempre. Como los 'macrobotellones'. Ya te lo están diciendo a lo que van. Sacarlo fuera es muy fácil, mientras no estorben… En esto nos estamos equivocando totalmente.. El problema está hay, cada vez es diferente, pero es muy grave. La información es la base y es en lo que tendrían que incidir todos los ámbitos.

-Pese a la cantidad de información y de campañas en contra del alcohol, en los últimos años su consumo en España no ha hecho más que aumentar. ¿Qué decir ante esto?

-Que estamos equivocados, que nadie coge el toro por los cuernos. Abanderamos todos la vida sana, pero en estos campos nadie se moja. Es una patata caliente que nadie quiere coger. Hasta que  no tiene alguien el problema dentro de su familia no le preocupa.

AREMI: http://www.aremi.es/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

María said...

Hace años tube la oportunidad de participar en un debate sobre el botellón donde paticipaban un medíco del CHUS, el portavoz de la asociación de vecinos del ensanchez y unos alumnos de un instituto que no voy a mencionar. El caso es que los adolescentes evidentemente decian que los botellones era para tener relaciones sociales, no sólo para beber,a lo cual yo como público pues les comente que cada vez habia más jóvenes que empezaban a consumir alcohol a edades muy tempranas y que si eran concientes de todos los problemas que acarreria esos excesos de alcohol, ellos dijeron que sabian controlarse y sabian cuando parar, a lo cual les pregunté y... ¿cuando realmente sabeis que debeis parar o saber si realmente sabeis controlaros? les dije que con el tiempo aparecerian cada vez más chicos con edad temprana y con alcoholismo crónico y llegaron como hasta reir de mí, claro que el médico se daba de cuenta de a donde queria llegar y si me dió la razón, cual fué mi sorpresa que 2 años después averiguo que en el Juan Canalejo ya empezaban a conocerse los primeros casos de chicos de entre 22 a 25 años con pronósticos de alcoholismo crónico. Y tener por seguro que cada vez apareceran más casos de edades más tempranas.

isaveirasmanteiga said...

Para Rosa ao seu fillo Luis empézalle a ir mal a vida cando queda viuvo. O caso é que Luis descansa nun nicho que o axuntamento lle proporcionou. Convídovos a ler “Chamábase Luis” de Marina Mayoral

AddThis